La II Semana de las Mujeres arranca con alegatos para romper el techo de cristal.

«¿Sois la mejor persona de vuestras vidas? Que levanten la mano las que tengan una respuesta afirmativa», pedía María Jesús Álava.

Una pregunta sembraba el silencio en una sala abarrotada de mujeres: «¿Sois la mejor persona de vuestras vidas? Que levanten la mano las que tengan una respuesta afirmativa», pedía la psicóloga María Jesús Álava. Algunos rostros se ensombrecían, otros sonrieron desde una consciencia amarga. Apenas dos o tres valientes alzaron el brazo.

Así comenzó ayer ‘Cartagena en Femenino‘, la primera jornada de la II Semana de las Mujeres organizada por ‘La Verdad’ y patrocinada por el Ayuntamiento de Cartagena, Fundación Caja Mediterráneo y Asisa.

La exitosa escritora de ‘La inutilidad del sufrimiento‘ -más de 500.000 ejemplares vendidos- acaba de publicar ‘Lo mejor de tu vida eres tú‘, y ése fue el mensaje que quiso lanzar Álava en su ponencia para empoderar a las más de 200 mujeres que acudieron al auditorio de la Fundación Caja Mediterráneo. ¿Y cómo conseguir creer que lo mejor de la vida es una misma? «Aplaudiéndonos, queriéndonos, disfrutando de cada instante».

La voz de Álava es delicada pero firme, y utilizó una sutileza contundente al afirmar que «a nosotras nos cuesta mucho creernos que somos la mejor persona de nuestras vidas, pero a los hombres no les cuesta tanto». Muchas asistentes reían, otras tomaban notas mientras su ponencia iba avanzando, se relajaban y se crecían al mismo tiempo, poco a poco, mientras escuchaban que ellas, ahí sentadas, son capaces de todo. Pero «confiar en vosotras es primordial para vuestra autoestima. Las personas sin confianza son muy manipulables. Sin una buena autoestima no vamos a poder ser personas libres».

Tras ella, subió al escenario la catedrática en Sociología y ex directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para las Mujeres (Unifem) Inés Alberdi, que dio un repaso a la historia del feminismo en España a través de su experiencia personal, un camino que comenzó «leyendo las aventuras y desventuras de mujeres valientes» y que continuó durante los años 60, en reuniones universitarias, «lo que llamábamos grupos de concienciación», mientras estudiaba Ciencias Políticas.

El techo de cristal: la asignatura pendiente

“Queremos ver más mujeres en los órganos de poder, presidentas de organizaciones, jefas de estado, mujeres en los consejos administrativos” Inés Alberdi

Para Alberdi, que ha visitado incontables países abanderando la defensa de los derechos de las mujeres, es muy satisfactorio comprobar cómo el feminismo «ha dejado de ser un concepto al que la gente tiene miedo, ya muchas mujeres y muchos hombres dicen con orgullo que son feministas, y eso es maravilloso».

Su amplia experiencia en igualdad le da autoridad suficiente para señalar «las dos asignaturas pendientes» que la sociedad española tiene por delante en este ámbito. La primera de ellas es el techo de cristal: «Queremos ver más mujeres en los órganos de poder, presidentas de organizaciones, jefas de estado, mujeres en los consejos administrativos. Aunque ya tenemos algunos ejemplos, sin ir más lejos, desde hace unos meses el Parlamento Europeo tiene, por primera vez en su historia, una mayoría femenina. Pero eso tiene que pasar a todos los niveles de la sociedad, tiene que empezar a ser normal verlas en puestos de dirección».

La segunda asignatura pendiente para Alberdi es, en todos los ámbitos, en cualquier momento y situación, «contar con todas las mujeres, de todos los estratos sociales, con limitaciones o sin ellas, porque son la mitad de la población y tienen mucho que decir».

Si queréis leer el texto en su fuente original podéis hacerlo aquí